Revista Alga nº56 - otoño 2006

Taller de Literatura

Recordando a poetas cercanos:
Javier Lentini, Quima Jaume y José Mª Valverde

por Goya Gutiérrez


JAVIER LENTINI (Barcelona, 1929-1995)

Médico y cirujano, viajero impenitente, fue sobre todo poeta y fundador de las revistas poéticas Hora de Poesía (1979-1995) y Asimetría (1986-1988).

Fue presidente de la Asociación Mundial de Médicos Escritores y Artistas (Torino 1961-1972); fundador y ex-presidente de la Asociación de Artes y Letras y Humanidades Médicas de la Academia de Ciencias Médicas de Barcelona (1962-1974). En la Sección Semanal de Poesía de la Revista Jano (1972-1984), comentó a más de doscientos autores, sobre temas de viajes, medicina, etnología y poesía de otras culturas.

Publicó los siguiente libros de poesía: Cantos de Muerte y Añoranza, 1969; Poesía Espacial, 1973; (Continuación) (Continuará), 1974; Museo de exorcismos, 1974; Trilogía Prohibida, 1977; Museo de Máquinas, 1979; Museo de Máscaras, 1980; Cronología, 1982 (carpeta con grabados de José Mª. Guerrero- Medina, incluido posteriormente en Asimetría nº1, Barcelona, enero de 1986); Diccionario Perpetuo, 1984; Invención del Otoño, 1988; Código de lo inmóvil, 1988; Exploración de la palabra, 1988 (Antología); Espejismos, Reflejos, Dioses y Otras Imprescindibles Realidades, 1991; Viaje a la última isla, 1991; Frases, ecos, juegos y cuentos, 1995.

Cabe hacer mención especial de su ingente labor de traducción con la publicación de los libros: Velimir Khlebnikov: Antología Poética. (Estudio y versiones), 1985 y De papel, Jannis Ritsos, 1996 (en colaboración con Dimitri Papageorguiu y Coloma Chamorro), 1996; además de traducciones en revistas sobre los Sonetos de Baffo; de las Octavas de Antonio Veneziano; las Mirlitonnades de Samuel Becket; una breve antología de poemas de Christopher Smart; Pierre Jean Jouve; Pasolini, etc. Otras traducciones fueron los dossiers de Poetas del Tel Quel; de Poesía Albanesa y Poesía Bretona (en colaboración con Nicole Lauren-Catrice).

Hay que destacar finalmente un amplio ensayo sobre Osip Mandelstam, titulado "Un poema en la vida de Mandelstam".

Recogidos en numerosas antologías, sus poemas fueron traducidos y publicados en forma de libro al italiano Antología, 1988 (Traducción de Emilio Coco) y Viaggio nell Última Isola, 1991 (Traducción de Emilio Coco); y al francés La Dernière Île, 1992 (Traducción de Vera Binard).

FÁBULA FELIZ

C uando todos los colores del arco iris

que levantamos juntos tras la tormenta palidezcan

cuando las grietas sinuosas de tu muralla de pan

se encalen y repintes las manchas húmedas

cuando disperses ardidas en fugaces hogueras

las cenizas de cuantas hojas cayeron de mis tilos

y se cicatrice la pequeña herida

que se abría cada día en los ojos de aquel niño

cuando aprendas a escribir nuevos murmullos

en los renglones que las olas borran del horizonte

cuando cambies tus sandalias de cinta y hueso

por el musgo amarillo de los cantos rodados

y logres hacer huir al dragón abanicando el aire

aceptar el peso del polvo y correr la cortina

sin comprender la lluvia ni el paisaje

podré dormir en el último peldaño de la acequia

sin agua ni alabastro

reclinando mi sueño

sobre el brazo doblado

copiando mi sonrisa de otras noches

Del libro "Viaje a la última isla" Antología de poesía
Editorial Ígitur, Barcelona, 2006.

LOS SALMONES

E n Idaho
                  casi en las últimas estribaciones
de las Montañas Rocosas
más allá de Hell 's Canyon
más allá del Clearwater National Forest
con su inmenso bosque de pinos blancos
y sus dos mil lagos que hielan en invierno
más allá sin duda del Snake River
a pocos kilómetros de Sun Valley
llegarás al Río Sin Retorno
adonde los salmones acuden a desovar
vaciando su vida en el fondo de las aguas bajas

Es ilógico nadar toda la vida a contracorriente
con el viento estallando
con el sentido como única certeza
los panzudos osos pardos aguardando en la orilla
para lanzar su zarpazo en el momento preciso
y las rocas casi invisibles por el cristal en movimiento
que rasgan cualquier protección de las escamas
Y sin embargo algunos llegan
y saben
-o no saben -
o quizá se inquieran
-o no inquieren-
o tan sólo intuyen
-o no intuyen -
que debían llegar

Sólo un leve estremecerse y se hunden en el fondo

Ni siquiera se contemplará un rictus de angustia
Ni siquiera podrán escuchar
ni la voz ni el murmullo ni las risas
de los jóvenes que parten ya río abajo
para rehacer ese mismo camino
que hubiésemos querido obviarles
quizá para que no conociesen el placer del sufrimiento

(Inédito)


QUIMA JAUME (1934-1993)

Quima Jaume neix a Cadaqués (Girona) el 20 d'abril de 1934. Als 24 anys va entrar al monestir benedictí de Sant Pere de les Puel.les, al carrer Anglí de Barcelona, a on va viure durant tres anys abocada a l'espiritualitat, a la meditació i a la recerca del transcendent. Quan va sortir del monestir, Quima Jaume va marxar a París a on va residir entre finals de1958 i començaments dels 1962. Aprofitant la seva estada parisenca, i la circumstància que als anys seixanta París ja era una ciutat cosmopolita i moderna, i la visió i la pràctica de la religió era molt més oberta, Quima Jaume va iniciar la recerca de nous camins a través dels quals canalitzar l'espiritualitat, i la poesia va ser-ne un bon camí.

L'any 1974, va entrar a la Universitat de Barcelona als 40 anys, i va cursar la carrera de Filologia Catalana. Sempre s'havia sentit atreta per la cultura en general i la creació. L'assaig, la filosofia i la poesia eren les seves lectures preferides, en particular els poetes romàntics Novalis, Hölderlin, Saba, Carderelli, Pessoa, i els catalans Riba, Vinyoli, Carner i tota la poesia contemporània. L'any 1986 publica el seu primer llibre de poemes El temps passa a Cadaqués a on ja apareix el tema de la música i la mort que seran l'eix de la seva poesia.

Pels camins remorosos de la mar (1989) premi Carles Riba de poesia és el seu segon llibre. El seu tercer llibre Del temps i dels somnis, és parcialment un homenatge a María Zambrano. Aquest llibre, que la poeta tenia ja estructurat, va ser pòstum. Van tenir-ne cura de l'edició Rosa Ardid i M. Àngels Anglada i va ser editat per Àlex Susanna a l'editorial Columna, l'estiu del mateix any en què va morir la poeta, juliol de 1993 (ella havia mort el 30 de gener), a Cadaqués, la terra que la va veure néixer i que també la va acollir en el moment final. (*)

OCELLS MIGRATORIS

Has mort tantes vegades arraulida
a l'alba densa, opaca, de l'amor!
Com ocells migratoris
anem d'ací d'allà
cercant estances càlides.
T'endinses vers l'enigma de les coses,
t'embriaga el misteri de l'obscur
i perds el gust benèvol de les hores.

I el traç que et porta a omplir
el buit de tants papers
es fon amb la impossible meravella
de trobar la mesura del desig.

AVES MIGRATORIAS

¡Has muerto tantas veces abatida
en el alba densa, opaca, del amor!
Como aves migratorias
vamos de aquí para allá
buscando estancias cálidas.
Te adentras en el enigma de las cosas,
te embriaga el misterio de lo oscuro
y pierdes el gusto bondadoso de las horas.

Y el trazo que te lleva a ocupar
el vacío en tantas hojas de papel
se funde con la imposible maravilla
de encontrar la medida del deseo.

NO SORTIREM...

N o sortirem ja més a navegar
per l'alta mar a on els vaixells naufraguen.
L'hoste del temps dins nostre
ens ha endreçat els estris de palestra.
Hem abaixat les veles per entrar
a recer d'algun port.
No serem més la mar
on tots els vents campegen,
quan es congria el grop.
Si ancorem els neguits,
pesarà la bonança.

Ens hem venut els somnis, oh amor!,
per la calma d'un port.

NO SALDREMOS...

NNo saldremos ya más a navegar
por alta mar donde los barcos naufragan.
El huésped del tiempo en nuestro interior
nos ha dispuesto los instrumentos de palestra.
Hemos bajado velas para entrar
al abrigo de algún puerto.
Nunca más seremos la mar
donde todos los vientos campean,
cuando fragua el nubarrón.
Si anclamos la angustia
pesará la bonanza.

Nos hemos vendido los sueños, ¡oh amor!,
por la calma de un puerto.

PORTLLIGAT

M udes aigües del port petit del somni,
sempre que us penso, cau la nit damunt.
Éreu el reflex de la calma perenne.
Els cors cansats de l'alta mar tornaven,
i, en retrobar-vos, un estel lluïa.

La calma, pare, d'aquell port petit
et vetlla sempre, encara.
I aquell estel que a l'alba tu trobaves,
el fito cada jorn per retenir-te.

PORTLLIGAT

Mudas aguas del pequeño puerto del sueño,
siempre que os pienso, cae encima la noche.
Erais el reflejo de la calma perenne.
Los corazones cansados de alta mar volvían,
y, al hallaros de nuevo, lucía una estrella.

La calma, padre, de aquel pequeño puerto
siempre te está velando.
Y aquella estrella que al alba tú encontrabas
la guardo en la mirada cada mañana para retenerte.

Resumen basado en los estudios de Neus Aguado y Rosa Ardid.
Poemas seleccionados de la antología "Misterioses fruites", Proa Edicions, Barcelona 2004.
Traducciones al castellano: Goya Gutiérrez


JOSÉ MARÍA VALVERDE (1926-1996)

José Maria Valverde nació en 1926 en Valencia de Alcántara (Cáceres), creció y estudió en Madrid. Desde 1955 fue catedrático de la Universidad de Barcelona, ciudad en donde murió en el año 1996. Además de su obra poética, publicó más de una docena de libros de historia de las letras y del pensamiento, y realizó una amplia y notoria labor de traductor, citemos como pequeño ejemplo de ello sus traducciones de la poesía de Friedrich Hölderlin o de James Joyce y de su obra cumbre el Ulises, entre otras.

En 1990 la Editorial Lumen edita bajo el título de "Poesías reunidas" una extensa antología de su obra poética desde el año 1945 hasta 1990, con una nota explicativa, que expresa la voluntad del poeta de querer ofrecer al lector en este volumen, sólo los poemas que en él se incluyen, y no una recopilación de su "poesía completa" que manifestaba no querer publicar.

En la antología referida aparece un extracto de sus libros Hombre de Dios (1945), La espera (1949), Versos del domingo (1954), Voces y acompañamientos para San Mateo (1959), La conquista de este mundo (1960) y Años inciertos (1970). Después figura lo que apareció como Ser de palabra, y otros poemas (1976). Finalmente, hay varios poemas posteriores no recogidos en libro. Y de esta misma antología, hemos querido nosotros seleccionar una muestra de poemas para este pequeño homenaje.

GRABACIÓN DE SALVADOR ALLENDE

E s una voz de médico, elegante,
que, con blanda fonética chilena,
responde cuerdamente a unas preguntas:
pero, en seguida, el tema y el deber
dejan atrás su estilo, como un traje
cuando llega la muerte o el amor:
el mandato que el pueblo me ha entregado,
dice, y sube: tendrán que acribillarme
a balazos…
Al fondo, en contrapunto
de sentido más claro, se oye, mientras,
a unos niños jugando, en griterío.

(RELOJ DE PULSERA)

N i al desnudarme suelto el leve yugo;
sin reloj ya no sé dormir siquiera.
No tengo libertad, y vano fuera
fingir dejar mi hierro y mi verdugo.

El me ata a los demás, al mundo activo:
es la rueda en que engrano con la vida.
Si despierto en lo oscuro, su medida
me liga a tierra firme, me hace vivo.

Pero a la vez, con cuchicheo suave,
en secreto me insiste en el recado
de mi muerte y su cita: me recuerda

que me esperan allá, y que cuando acabe
me escaparé yo solo por mi lado:
libre, entonces no habré de darle cuerda.

LA PALABRA HECHA CARNE

D e boca en boca llega hasta esta hora
un mensaje que emplaza
toda palabra nuestra, y amenaza
transfigurarla en luz abrasadora:
que el ser se mostraría
sustentando en palabra, no en la mía
ni de nadie, una voz sin ley ni cuenta,
flotando en el silencio de allá atrás,
la palabra de siempre, que jamás
dice un nombre de aquel que en ella alienta;
sola voz soberana
que hizo nacer la humana,
pero que, al dirigirse a nuestro oído,
dejó su son de mares y de vientos,
hecha carne en un hombre sin fulgor
que dijo poco, "amor", y algunos cuentos,
y murió perseguido
a manos de la gente,
sólo con el rumor
de que resucitó furtivamente.
Quedo callado ante ese desafío:
¿tanto digo, y es nada?
Mi palabra, que da el ser a lo mío,
¿en otra estará envuelta, enajenada?
¿Es verdad eso? Siento,
terror a tal locura, a tan violento
lenguaje, a tal amor
acechando detrás de este dolor
que es vivir y la cárcel que es el ser.
Sé que fuera el creer
renunciar a mi lengua y a mi vida,
pero me hiere esa palabra clara
y sé que, aun antes ya de ser creída,
valdría echar mil vidas en su hoguera,
aunque un sueño tan sólo resultara.
Y ¿quién iba a soñar de esa manera
que vuelve del revés el pensamiento
y nos deja sin habla y sin aliento?

Poemas seleccionados de la antología
"Poesías Reunidas" (1945-1990). Editorial Lumen, Barcelona (1990).