Revista Alga nº60 - otoño 2008 - Especial 25 aniversario


Edita:
  • Grupo de Poesía ALGA


  • Coordinación del presente número:
  • Ignacio Gamen


  • Selección de textos y fotografías:
  • Grupo de Poesía ALGA


  • Responsables de la Edición:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo


  • Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
  • Fotografía de Inés Luz
    Grupo Experimental de Fotografía de Castelldefels

    Sumario


  • ________________ ROSA CANALS _________________


    CALÉ

    Du un estigma a la pell
    que demana resposta
    i uns ulls esbatanats
    que fan d’amagatall

    Ma Mercè Marçal
     

    I

    Entraste en aquel bar
    de ritos veraniegos
    de hilo inglés en las paredes
    de mimbre liberado
    del calor climatizado
    y un blues sonaba
    al pisar las baldosas.

    II

    La ruina del vestido
    colgaba como una nota
    de gasas famélicas
    y de un botón que siempre
    se vuelve atrás.
    Los zapatos son la ilustración
    de la arena domesticada
    por los equinoccios
    que un día fueron la seguridad
    de un comienzo
    y ahora son el anticipo de la pobreza

    [más silvestre

    III

    En las sillas complacientes
    nombres en los labios elevados,
    pupilas copiando la claridad del otro,
    triángulos de almíbar,
    colgantes de licor en la garganta
    son como un marea
    como una colmena activa
    y capiteles en las sortijas
    son el fondo de una vela.

    IV

    Buscaste entre ellos
    una moneda de oro o de cartón
    para no quedarte silencio
    palabra de nada ni de nadie,
    pero te mojaron de orilla felina,
    persuadida por la venganza
    dejarías los campos sin flor
    mientras el hambre llenaba
    el hueco de tu piel
    inmadura a fuerza de tropiezos
    como un pueblo que no tiene nombre.

    V

    Los vasos se volvieron locos,
    las botellas llameaban sin fuego
    y el local se sumió
    en una siesta simbólica.
    Los dioses nos engañaron,
    los falsos profetas
    son un fármaco idealizado
    lejos de la luna
    que nos reconoce
    y del orbe que se expande
    de generación en generación.

    VI

    Al irte dejaste la puerta abierta,
    se presentía el bochorno al retornar
    la lluvia que caería de pie.
    Sabemos todos los colores
    menos el del amor.