Revista Alga nº62 - otoño 2009

____________________________________ NEUS AGUADO ____________________________________

Ánforas
Goya Gutiérrez
Editorial Devenir, Madrid 2009.
Poesía, 66 páginas.

AGUAS PRIMORDIALES DE LA MEMORIA DE LA PÉRDIDA

Las palabras mentira y belleza nos resumen desde los lemas de Baudelaire, Saint-John Perse y Gamoneda de qué antiguos pecios nos hablará Ánforas, sí, de esos restos del naufragio de los que solemos salvar a la belleza para que nos salve, de esa belleza que puede ser mentira aunque no deba jamás ser justificada porque la belleza, contrariamente a la mentira, se justifica por sí misma.

Ánforas, libro de Goya Gutiérrez rescatado desde las profundidades del mar del inconsciente para transparentar una especie de arte poética, una suerte de memoria de la pérdida, que es en definitiva lo que resulta ser la memoria, el inventario de las pérdidas, aunque para consolarnos podríamos añadir que también es el inventario de las ganancias. Es un poemario de aroma mediterráneo que incluye la tradición grecolatina, de ese mar que asoma, por ejemplo, en el extenso poema "En su elemento" que viene a ser, quizá, la contraposición de la mentira del inicio, y la confirmación de la belleza, nombrada en cursiva, para significarla y despojarla de connotaciones, de las veces en la que se la ha invocado en vano. En esta línea destaca el uso de diversas y reiteradas palabras en cursiva, para subrayarlas de otra manera, para otorgarles un decir otro. Así en los últimos versos "De este rebelde olvido":

'Qué mano traducirá la desmemoria / En qué vientre de ánfora / podrá habitar la huida // De este rebelde olvido."

La memoria, ese residuo de la vida que cada persona explica de forma diferente y que, a menudo, es negada cuando no borrada para siempre, para desespero de quien la pierde o de quien asiste impotente al borrado de la existencia, o sea, de la vivencia. Afortunadamente, nos dice Goya Gutiérrez "Las palabras son panes que se amasan de nuevo / con esa levadura del día" [pág. 20, "Dar vida cantar su muerte"], y esas palabras también nos llegan en cursiva para significar que el mundo en que vive la poesía y su materia está hecho de palabras, de viejas palabras que nos han llegado a través de los siglos, que han sido refundidas y refundadas y que aunque sigamos aspirando a nuevas palabras como hace más de 2.000 años antes de Cristo, cual si fuéramos el escriba egipcio Khakheperresenb, que dejó escrito:

"Ojalá dispusiera de frases no conocidas, de expresiones extrañas, en algún nuevo lenguaje jamás empleado antes, libre de repeticiones, de palabras rancias ya desgastadas por los antepasados."

[Citado en The Burden of the Past and the English Poet, (1970), de Walter Jackson Bate.]

Palabras que seguimos usando aunque mal no sea para intentar comunicarnos de alguna manera en un entorno cada vez más hostil a la comunicación de persona a persona, sin filtros tecnológicos, una comunicación cada vez más teñida de malentendidos, malentendidos que son amplificados, de forma ineluctable, como consecuencia de los nuevos métodos de reproducción.

Goya Gutiérrez es dada a los homenajes, a recordar la genealogía de la que hemos bebido, especialmente, las escritoras, así quedó demostrado en su libro El cantar de las amantes, editado en el 2006, y ahora lo hace en el poema "Escribiendo lo que huye", que lleva un lema de Margarite Duras : 'Tengo un rostro lacerado por arrugas secas' y que es un poema dedicado a la atmósfera narrativa de la autora de expresión francesa que también escribía acerca de lo que huye, como intentamos hacer a través de los siglos quienes disponemos palabra tras palabra en cualquier soporte que usemos.

Ese gusto por la tradición clásica lo percibimos, especialmente, en la segunda y última parte intitulada "En el regreso" y que está compuesta a la manera de un extenso poema, casi épico, que consta de dieciocho divisiones numeradas a la manera clásica y cuyas dos últimas partes son el compendio de este periplo que es Ánforas a través de las aguas primordiales de la memoria de la pérdida. El último verso del poema II dice explícitamente y modélicamente: 'Lecho donde albergar el líquido lenguaje'.

Así Ánforas se convierte en el recorrido hacia una Ítaca apenas develada, en que las pruebas son muchas, largas y, a veces, sin retorno. La enfermedad será, sin duda, la prueba de fuego:

'La enfermedad como el hambre / esa otra más lenta devastación', afirma la poeta en el poema VII, pero incluso así no se pierde el deseo, el deseo de vida -aunque pueda desembocar en la muerte física- y así, al final del mismo poema, Goya Gutiérrez afirmará:

'que alguna vez las brumas traerán: / lluvia con que apagar el incendio de mis labios / Imparables gotas vino y buenos presagios / anuncian reparación punto de tregua / equidistante partida hacia otra incógnita / Tiempos tendidos bajo un sol / como vastas llanuras se avecinan / Largos paseos y bonanza en un mar / que no se sabe transitorio que aún no siente // todo lo inoculado en su azulada vena'.

El primer verso del poema siguiente, del VIII, ya nos avisa de un cierto cambio:

'La novedad estimula hace soltar amarras'

Y concluye el citado poema con: 'tu palabra poética que aguarda'

en esa especie de diálogo entre el yo poético y su alter ego que conforma el recorrido hacia la serenidad, ésta es otra de las lecturas que se puede hacer del último poemario editado de Goya Gutiérrez.

Un poemario que reúne algunos de sus mejores poemas, y que nos sugiere otra perspectiva para captar el mundo de la palabra, en definitiva, la explicación de mundos propios e intransferibles, que contienen la autenticidad de la poesía hecha de retazos de naufragios tan turbadores como salvadores.

NEUS AGUADO, Córdoba, 1955 (Argentina). Reside desde hace años en Barcelona. Poeta y escritora. Es licenciada en Ciencias de la Información. Ha publicado los libros de cuentos Juego cautivo (Laia, 1986) y Paciencia y barajar (Tusquets Editores, 1990). Entre su obra poética destacan los libros Paseo présbita (La Gaya Ciencia, 1982), Ginebra en bruma rosa (Lumen, 1989), Aldebarán (Lumen, 2000) e Intimidad de la fiebre (El Toro de Barro, 2005).

GOYA GUTIÉRREZ Ver:
http://www.telefonica.net/web2/goya-gutierrez/ y
http://www.castelldefels.org/alga