ALGA Revista de Literatura
nº69 - primavera 2013




Dirección:

  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
    • Ilustración de Maria Girona para
      la cubierta del libro “La germana,
      l’estrangera” de Maria Mercè
      Marçal. Edicions del Mall, 1ª ed.
      Barcelona, 1985.

    Sumario

    Poesía

    FRANCESC REINA GONZÁLEZ

    FRANCESC REINA GONZÁLEZ (Barcelona, 1966). Se licenció en filología hispánica por la UB en 1989. Es catedrático de lengua castellana y literatura en un instituto de Sabadell. Ha publicado un libro de poesía, Los azulejos públicos (2004) con la editorial Papers de Versàlia. Ha sido miembro del grupo de poetas de Sabadell, Papers de Versàlia. Preparó la edición del libro de entrevistas de Salvador Espriu para la editorial Edicions 62 (1998). He editado la obra de teatro de Miguel Mihura, Tres sombreros de copa (2008); y una versión actualizada del Poema de Mío Cid (2010).

    Es más adecuado mentir.

    Hacerlo con la bondad y el estilo
    propio de un hombre judicialmente no perseguido
    (para evitar una investigación posterior).

    Estar dispuesto a repetir que el amor es una delicia
    y que tras sus desórdenes
    sólo hay alardes, emociones y placer.
    Consentir la farsa dulce,
    las caricias y los símbolos
    mientras los trenes se llevan el ganado a otra parte.

    Creer, en definitiva,
    que sin el amor no podríamos vivir.

    Pero no puedo defraudar a mi auditorio,
    por escaso que sea.

    Y no puedo mentir

    Si concibes,
    respiras,
    calientas,
    y destilas
    el caldo de los espejos...

    una arcada de promesas
    estrechará la luz
    de los taquígrafos,
    dibujará lomos,
    y te buscará
    entre los papeles
    de la herencia.

    No podrás huir,
    ni romper,
    ni cortar
    el hilo invisible de tus semejantes
    porque
    el parto,
    las babas,
    los escalones,
    y las enfermedades
    revuelven
    niños y mocos,
    y te señalan
    cuando cruzas,
    por fin,
    el mejor umbral.


    página siguiente