ALGA Revista de Literatura
nº70 - otoño 2013




Dirección:

  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
    • Niña saharaui
      de Marcello Scotti

    Sumario

    Poesía

    EVA HIBERNIA

    EVA HIBERNIA evahibernia.blogspot.com ¿Y qué decir de mí en pocas palabras? Me he comprado un cuaderno nuevo, con tapas de cartón donde crecen pinos y una chica en bicicleta está en camino. Sigo pensando y obrando para que la belleza sea el pan nuestro de cada día. Tengo una larga carrera como dramaturga y directora de escena, y un viejo dios me insiste para que siga dando voz a esos personajes y a sus historias aún por nacer. La poesía también ha subido conmigo al escenario, la he cantado, la he transformado en otros lenguajes. Cada vez que la poesía me visita, humildemente, doy las gracias.

    Traigo los huesos ateridos, desordenados por el dolor, envueltos
    entre vestiduras blandas y cansadas;
    soy el cofre de mis reliquias
    el oriente lejano de donde no se vuelve soy
    el barco funerario y en llamas
    la viuda que llora en la playa
    bárbara

    soy la estela en el camino y la palabra en piedra
    con el nombre de un joven corredor del Maratón
    y soy el joven
    que perenne ata su sandalia apoyándose en ella

    y soy el anillo que se hereda del amor
    de generación en generación
    hasta hacer de los hombres soles
    de las mujeres parteras del sol
    y que rueda y rueda por la memoria abisal
    de la sangre oscura

    soy la luz espectral sobre la última línea del mar, antes de que se agote
    la palabra azul,
    la faz de la casi lluvia casi niebla casi plata
    de ciertos días de octubre en un pequeño pueblo del mediterráneo
    su sal en los labios
    sus pájaros en bandada
    abriendo la diagonal del cielo como se abre un corazón
    en la mesa de operaciones
    del pecho

    sigo andando, viniendo, llegando
    a alguna parte de mí
    bajo estos pinos que levantan mi cabeza
    por entre todos los acantilados
    mi cabeza de Jokanaan rodando como un fruto
    de rama en rama
    trasmitiéndose como un hechizo
    de árbol en árbol
    hasta ser arboleda
    canto verde
    ventisca y mar de fondo y mar celeste
    con marejada de cometas astros vestigios de dios
    arrojados a la playa

    paso a paso voy trayendo
    el oído de la Gran Caracola
    los velos que cubren a la Gran Madre
    la resaca de la Gran Fiesta:
    poro a poro acepto esta nueva extensión del ser,
    soy también la mujer que abre las manos
    y entrega el poema
    ya sin preguntar por qué
    ni para quién



    página siguiente