ALGA Revista de Literatura
nº71 - primavera 2014




Dirección:

  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
    • Cases Transparents, Diürn, Gran Cercle i Lluna Negra. 2012
      de Jordi Traperho

    Sumario

    Páginas centrales

    TALLER DE LITERATURA


    Antología de poesía joven: Doce nuevos poetas

    Selección a cargo de: Goya Gutiérrez


    Paola Cadena Pardo

    Martin Shwiff

    Alejandro Massa Varela

    Iris Parra



    Alejandro Massa Varela

    M  E  D  I  T  A  C  I  Ó N      P  O  É  T  I  C  A

    El alma ciegamente siente que la forma posible de estar juntos es una despedida
    larga y clara, lo más seguro es el adiós
    (Pedro Salinas)

    A Irasema Ezcurdia

    (Se recomienda descender a la experiencia de estas palabras bajo la atmosfera del solo para piano de 1948 In a landscape del maestro John Cage, de preferencia la versión interpretada por Stephen Drury, la poesía se extravía a través del silencio escondido en el equilibrio luminoso de la pieza)

    Puedes llamar a Dios placer. Es necesario pronunciar este discurso delante de la persona que llames Amor

    Hay que decir estas palabras una vez que se ascienda al sueño, todo lo que aparezca frente a ti lo debes llamar hallazgo, mundo. Al despertar, recuerda lo que nos hemos dicho, piensa que por un instante fuimos una sola dimensión, una onda en el tiempo

    Dios bucea en su soledad y salen a la superficie las ondas de mis deseos, sin embargo en la creación no existe nada más allá del agua cósmica, la marea flota en el espacio como si hubieran sido borradas las estrellas

    La luz que estalla en el abrazo de las olas es ilusoria, la atmósfera fue desde el principio la oscuridad submarina donde el silbido de las burbujas se parece a una tormenta en el desierto, la calma sin confines donde viaja el ruido

    Las estrellas nunca existieron, pero recuerdo que en un sueño podía capturarlas entre mis dedos como si los deshiciera por tus labios, cálidos, casi abiertos a mitad del agua como si fueran el núcleo del sol que apenas brilla en el centro del mar

    En ese silencio desaparecimos juntos, dejamos la luz atrás como si el sol hubiera caído sobre la tierra absorbiendo sus voces, volvimos a empezar en el olvido para buscar un sueño, imaginamos al día en la noche y encontramos la dicha

    El olvido se borró con la luz como si estallara en nosotros la claridad, el amor es esa resonancia interior que crea los sentidos del cuerpo: el cuerpo es alma y el alma es universo

    "Y será como el que tiene hambre y sueña, y parece que se alimenta, sin embargo al despertar lleva el alma está vacía" (Libro de Isaías) El amor es invocar la distancia, Dios como los amantes vive anticipando la realidad, como la marea que se retira, el universo desaparece en sus ojos.

    Si buceo en el interior de tus ojos, puedo soñar con la oscuridad donde se disuelven las estrellas, el deseo es deseo infinito, no hay nada más allá del agua cósmica

    Todo está en mi corazón    ese es el sueño…

    B E S O   E N   E L   T A C T O

    A Irasema Ezcurdia

    I

    En tus ojos duermen las estrellas como en el agua,
    gimen arrebatándote las palabras de la boca,
    quiero ser la luz hecha trizas en esa mirada en celo,
    este mundo se hunde cuando te quedas muda,
    voy a hacerte lo mismo que tus ojos me gritan.

    II

    Eres una gata que disfruta de lamer otro cuerpo,
    saltas a la cama llevando todo el aroma de la tierra,
    tu coño es ese calor en el aire,
    la oscuridad donde los gemidos se propagan.

    III

    Somos un río cuando nuestras manos se besan,
    el deseo es la superficie donde la luz se adelgaza,
    si llegas a tocarme, quiero recibir tus dedos como a otros labios
    vamos a desatar entre nosotros toda la energía del agua,
    acariciarte es temblar
    como un pez eternamente sumergido.

    IV

    El sexo de una mujer dormida
    es el descanso de los labios, rendido,
    amoroso en la cima del aroma,
    el tacto
    del olfato en pedazos,
    casi una selva diminuta.

    V

    Sobre tu piel sopló el infinito,
    tu aliento me pide desaparecer suavemente,
    sólo me queda ese aroma encendido que hizo mis labios,
    déjame respirar por tu pecho,
    recoger dos gotas de sombra,
    marcas de sol, tu seno oscuro.

    VI

    Quiero que seas un animal en celo.
    La noche anterior a las golondrinas les dolía el aire,
    llama de sentidos,
    el olor de la herida de tu sexo
    me recordó cómo arde una quemadura.

    VII

    Cortada en el coral tu piel,
    el mar despierta oliendo a ti

    ALEJANDRO MASSA VARELA (Ciudad de México, 1989) Es estudiante de Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha publicado en las revistas: Perros del Alba de la Universidad de Guanajuato, Punto de Partida de la UNAM, Contra-punto del CIDE, La Opción, del ITAM, Este País, revista La Otra y El coloquio de los perros, además de presentar sus trabajo en la Casa del Lago de la ciudad de México. Pineda. Actualmente está en puerta la publicación de su primer libro, El Ser creado, ejercicios sobre mística, prologado por el filósofo y fraile dominico Mauricio Beuchot.