ALGA Revista de Literatura
nº73/74 - primavera 2015




Dirección:

  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
    • Supèrbia/Lleó
      de Bernat Velo

    Sumario

    Poesía

    FINA TIZÓN

    Es miembro del Grupo de Poesía ALGA. Ver: www.castelldefels.org

    EL ALMA DE LAS HORAS

    Quiso abrazar el alma de las horas,
    besar cada minuto de su tiempo,
    atravesar la luz que vende sueños
    para saborear gota tras gota

    aquel presente infiel que sin demora
    huye dejando huellas para el viento;
    y se preguntó, preso en desaliento,
    cómo perpetuarse entre las sombras

    sin que la voz de su mañana sesgue
    la esencia de un camino de certezas
    y desdibuje albores sin razones

    aparentes. Después adormeció.
    Quiso abrazar el alma de las horas,
    besar cada minuto de su tiempo

    TIEMPO DE SONRISAS

    Sedimenta el otoño. Mis bolsillos,
    pletóricos de luz, yacen desiertos,
    pero aquí sigo, alimentando tiempo
    de sonrisas para ahuyentar los fríos

    de invierno, para aquietar al destino.
    En mi atardecer arde aún el fuego
    y fluyen ríos que conciben sueños
    y se abrazan al alba, y en mis labios,

    los sonidos de luces y de sombras
    cohabitan buscando una explicación
    a mil incógnitas, a tantos quienes,

    cómos, porqués; preguntas sin respuesta
    presas en laberintos insondables.
    Inacabado examen de la vida.

    TRAZOS

    Alumbras, como esbozo de futuro
    proyectado a destiempo,
    dibujas líneas párvulas que, ilusas,
    serpentean, soñando en color.
    Pero nada es eterno,
    en las páginas de nuestro almanaque
    esa pluma de trazos límpidos
    modela imprevisibles formas con el tiempo;
    crece, despierta, mata ingenuidades,
    levanta muros, desdibuja líneas,
    perfila cimas y vaguadas,
    abre caminos,
    nos eleva, nos hace caer,
    nos enseña a pintar mariposas
    cuando arrecia el invierno,
    a caminar sobre las piedras
    y a soñar que la realidad
    nunca duerme.

    página siguiente