ALGA Revista de Literatura
nº73/74 - primavera 2015




Dirección:

  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
    • Supèrbia/Lleó
      de Bernat Velo

    Sumario

    Poesía

    PILAR PLAZA

    PILAR PLAZA, nacida en Burgos. Licenciada en Derecho por la Universidad de Barcelona. Pertenece al Cuerpo de Letrados de la Generalitat de Catalunya donde ha ejercido de Abogada en Cap de diversos Departamentos. Profesora y autora de publicaciones de diversas ramas del Derecho Público. Ha publicado los siguientes poemarios: Para tus manos flojas Elegía Editorial Alcor, Barcelona, 1958, A modo de disculpa (premio de poesía social) Colección De trigo y voz provisto, Barcelona, 1964 y El hueso pensativo Editorial Stonberg, Barcelona, 2014

    AQUEL MAR

    Aquel mar del que nunca regresaré del todo,
    aquel mar fraterno, tan cercano, salivándonos,
    desde Livorno a Alejandría
    y nosotros ausentes de la fiesta entre encajes,
    como si fuera lo normal y para siempre.

    Aquella soledad a la deriva en el puente de mando
    o en cubierta apacentando nubes descarriadas
    y aquel punto de luz imperceptible
    a la espera de noches prodigiosas
    que ha poblado después ojos atentos
    imposibles de sobornar.

    Se deshicieron las tormentas
    que asediaban los muros
    buscando alguna prueba de aquel mar sin testigos,
    poseyéndonos.
    Probablemente fue solo un viaje de ida.

    AUSENCIA

    Medio año cumplido sin noticias mías.
    Alguien camina cerca recitándome ausencias,
    alguien revuelve en mis recuerdos con saña
    y deja sus cenizas al pairo.

    Alguien se pone mis vestidos sin maña,
    me ha pintado ojeras desmesuradas
    y va perdiendo como anillos
    los sueños de mi infancia donde quise quedarme
    cansada de resbalar en órbitas vacías.

    Aún me persigo en los diarios que publican
    las fotos de los desaparecidos o de los asesinos
    más buscados
    (sin desdeñar tampoco las esquelas con su corte
    de deudos y afligidos)
    Soy sagaz y me presento en las comisarías,
    pero nadie me da razón,
    porque no existo en los registros oficiales.

    Solo cuando dispara el miedo da en el blanco.

    página siguiente