ALGA Revista de Literatura
nº73 - primavera 2014




Dirección:

  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
    • Supèrbia/Lleó
      de Bernat Velo

    Sumario

    Páginas centrales

    TALLER DE LITERATURA


    Antología de poesía joven: Doce nuevos poetas

    Selección a cargo de: Goya Gutiérrez

    A modo de introducción


    Henry Alexander Gómez

    Jordi Corominas

    Esther Cánovas

    Martín Grinberg



    Jordi Corominas

    LA BALADA DEL GUARDIA CIVIL

    Y sé que mi abuela no creería lo del martes de julio
    Con tricornios y socorristas en el pavimento
    Del vestuario de un gimnasio, disparos en las taquillas,
    Clientes corriendo vistiéndose en los pasillos
    Buscando la salida, escabulléndose en la planta intermedia
    Para comentar en Facebook la luctuosa anécdota.

    Un revólver y una beretta, arma de la benemérita,
    Ángel Luis y Marcos con la cabeza reventada
    Charcos de celos, cuarenta principales en megafonía
    Del despecho por saber de una nueva pareja,
    Bodas de sangre, Tristán e Isolda en la República dominicana
    De Chamartín, teatro lorquiano, San Sebastián.

    Ni contigo ni sin ti, se enamoraron en una disco de ambiente,
    Enumeraron conjunciones copulativas, tirándose reproches
    De conducción y boca a boca, pasaba por aquí, el tedio asesina
    Lo que las flechas unieron, pólvora caliente, seis tiros, socios
    Conmocionados, suicidios ejemplares del adiós en la trastienda
    De maquinarias hormonadas, luto del amante por el ausente.

    En toda balada hay plañideras, se tiran del pelo
    Compungidas en dos remotos camposantos,
    Ofrendas florales de la impotencia del veintiuno,
    Donde recibir derechos no comporta adoptar hábitos
    Machistas que corroen labores del dios Eros,
    Quien nunca tensó su arco para mandar el corazón al otro barrio.

    EL DESPERTAR

    III

    Amanece en la montaña, disecciono
    con paciencia periódicos de antaño
    escuchando el rumor de los cerdos
    que aprisionamos en el contenedor
    para que olieran su propio hedor,
    cada lenguaje tiene su época,
    la esvástica al revés
    es mera alteración del símbolo,
    lo percibí en escaleras cuneiformes
    que tejieron magos prerrafaelitas
    cultivando hierbas en el tejado,
    tiendo la ropa a sabiendas
    que mi muralla de mondadientes
    protege la fortaleza, corremos
    campo a través soplando dientes
    de león, cancelando tramoyistas,
    dando artesanía al suelo místico
    que dote de seriedad robos de espigas
    consentidos por el busto de Palas
    Atenea, reina de pájaros transportando ramas,
    artífices de imperfecta arquitectura, anhelo,
    piedra miliar de una fundación que sólo perpetuarás
    si comprendes bondad en las fisuras, hay una mirada
    de Swing en el ángel etéreo del mediodía,
    simposio, neones, musa vintage, rostro a medida,
    mírame, carne y tierra,
    skin sing sink, Londres está en la esquina
    y Carnaby Street no fue un miraje de los sesenta,
    está en tu imaginación, sastre sináptico, costura
    ministerial, toma las riendas, despierta y mata la pesadilla.

    THERE'S A PLACE

    Quietos átomos en perpetuo movimiento,
    Mansas partículas condenadas al trayecto
    De vagar por la superficie en un embarazo
    Donde la muerte aplaza su aliento
    Con la macabra dádiva de resucitar el hálito,
    andanadas de felicidad para contentar el estómago
    E integrarnos en el mapa simulado de un concurso americano,
    risas enlatadas, fotografías mentales del desamparo.

    Soy el hombre péndulo, Sísifo bautizado
    En el no lugar de un campo entre Castilla
    Y Aragón de inflación hiperbólica, estación de servicio,
    Conato de ciencia ficción para postular con ahínco
    El catecismo capitalista que anatemiza la pausa.
    Las hormigas barruntan rutas en las baldosas
    del apeadero, surcando con esmero renglones
    plagados de chicles y pegatinas de cerrajeros
    que mis pies absorben más tarde en obstáculos
    de la cuadrícula urbana, equiparando al metrónomo
    con el insecto en la maraña del tránsito.

    Vibra mi bolsillo, una voz telefónica apremia velocidad,
    Corro por contrato, mi limes referencial en la verticalidad
    De la Torre Agbar, ama de llaves, impune cancerbera
    Que custodia lo inalcanzable de las alturas para bípedos
    Erguidos que desecharon ser Ícaros en la lobotomía
    De efímeras tiesuras que prolongan nuestra horizontalidad
    Y paces auspiciadas por soldados de paisano en los despachos.

    JORDI COROMINAS I JULIÁN (Barcelona, 1979) ha publicado dos novelas en catalán (Una dona que sap jugar amb els peus y Colors, editadas por Abadía Editors), una biografía histórica en italiano (Macrina la Madre, 2005) y el poemario Paseos simultáneos (Ed. Vitrubio, 2010). En 2009 coeditó la antología Matar en Barcelona (Alpha Decay). En 2011 publicó Loopoesía(s) (Descrito Ediciones) y el cuento John Wayne (Sigueleyendo). Es integrante y fundador del proyecto poético-experimental Loopoesia. Como crítico coedita www.panfletocalidoscopio.com, y colabora en varios medios, entre los que destaca RNE. En 2012 ha publicado los poemarios El gladiador silenciado (Versos&Reversos), Oceanografías (Vitruvio) y la novela José García (Barataria). En 2013 salió su poemario Los lotófagos y en 2014 aparecerá su suite Al aire libre, versos con los que el proyecto Loopoesía cumplirá un lustro de existencia.