ALGA Revista de Literatura
nº76 - otoño 2016




Dirección:

  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
      Ocell Papallona
      de Rosa Mirambell

    Sumario

    Poesía

    ELVIO RENÉ

    Es miembro del Grupo de Poesía ALGA. Ver: www.castelldefels.org/alga/

    ADIÓS INTEMPORAL

    Constelación de Tauro
    Cuarto milenio

    Acuérdate de Keón.
    Durante el largo viaje, recuérdalo con honra.
    No hay en Keón espigas que se mecen;
    hay un desfiladero,
    una grieta continua que fecunda la vida
    debajo de las cúpulas.
    No hay venas de amarilla savia;
    no hay cosechas de añil más allá de los módulos.
    Fuera de las Zonas no hay sustento,
    ni vértigo, ni grises;
    hay un confín cegado de vientos estelares
    y abatida espesura mineral.
    Desde la torre seis, el negro cielo es místico
    y desconoce pausas; Aldebarán calcina
    un soplo terminal.

    Aquí dejas el clima fraudulento,
    los vectores de paso,
    el disuelto rudimento del arte.
    No está en Keón la cuna que te trajo.
    Acuérdate de Keón cuando los años de sueño
    y el azul planeta
    te despierten.

    NOCTURNA

    En un sueño en que yo desfallecía
    la noche descendió a la última sombra
    y el hábito del miedo dictó un atrevimiento.
    Tal vez no había sueño, tal vez yo languidecía
    pero una certidumbre alumbró cierta trama milenaria:
    la constancia secreta de investigar la noche
    es un don inaccesible.

    Esa sombra periódica, la noche, es mito de la nada,
    de sucesivo sueño y de vigilia
    que los siglos del hombre conmemoran.
    Ya los muros de Troya y de Copán
    descifraban los astros con ojos de serpiente,
    con dioses y carruajes.

    Supe en el sueño (acaso imaginario)
    que faltaban estrellas para alojar las almas
    y el logro que se anhela;
    que era un empeño ciego significar con símbolos
    el rasgo inabarcable de la noche.


    página siguiente