ALGA Revista de Literatura
nº77 - primavera 2017




Dirección:

  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
      California VIII
      de Sabrina Guitart

    Sumario

    Poesía

    ABRA IBRAHIM YABRA

    ABRA IBRAHIM YABRA (Israel - Belén 1920 - Iraq 1994). Estudio en Jerusalén y posteriormente en Gran Bretaña (Exeter y Cambridge) y en Estados Unidos (Harvard). En 1948, tras la implantación del Estado de Israel, tuvo que huir de Palestina y se estableció en Iraq. En la capital iraquí participó con Buland Al Haydari y Badr Shakir Al Sayyab en la creación de una nueva poesía que rompía con los moldes de catorce siglos. Entre sus obras poéticas destacan: Tammuz fi l madina (Adonis en la ciudad) (1959), Al madar al muglaq (La órbita cerrada) (1964), Lawat al shams Congoja del sol) (1978). Como poeta árabe de vanguardia, es consciente de la importancia de la innovación en el pensamiento árabe, en la literatura y en la vida en general, y a la vez se identifica con el pensamiento romántico occidental, tanto desde el punto de vista estético como por la defensa del individualismo. No obstante, como palestino, expresa en su poesía el intenso sufrimiento de su pueblo, recreando momentos de angustia e indignación ante la masacre palestina.

    Traducción del árabe: MARÍA LUISA PRIETO

    AGNUS DEI

    Y de todas estas palabras, éstas que
    la lengua y las venas contienen.
    Todo el universo está ahí, todo el mar,
    y el trueno rugiente en las noches,
    todo el cielo y la primera amante
    se entregan a la roca elevada,
    distancia de la lejanía inmensa y prodigiosa,
    proximidad del virus microscópico de este cuerpo
    y la palabra extraviada por la pérdida,
    mi pérdida, la de mi generación, rencorosa y gimiente,
    pérdida en los territorios del desierto y las serpientes,
    pérdida de miles de seres cuya voz se oye a lo lejos,
    una voz en el desierto.
    Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo:
    ten piedad de nosotros,
    une el acto a la palabra,
    el recuerdo a la lengua,
    destila las lágrimas en letras que nos protejan del sufrimiento.

    Mis lobos se han acostumbrado a mí
    y yo me he acostumbrado a las fieras.
    En la jungla de mi vida
    mi generación es una presa,
    mis compañeros cebo de los animales salvajes
    y nuestros corazones están pinchados en las ramas
    para las rapaces.

    Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo:
    destila nuestras lágrimas en palabras,
    sálvanos del exilio de la afasia,
    el exilio de los desiertos: nosotros somos
    los portadores del mar, del horizonte, del cielo,
    los portadores de la muerte entre sueño y sueño.

    Del libro Al madar al muglaq,
    Editorial La órbita cerrada. Beirut,1964.

    página siguiente