ALGA Revista de Literatura
nº78 - primavera 2018




Dirección:

  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
      Te vigilo y no me ves
      de Carmen Esteban

    Sumario

    Poesía

    BLANCA LANGA HERNÁNDEZ

    BLANCA LANGA HERNÁNDEZ (Zaragoza, 1958). Profesora y escritora. Obra poética: Cementerio de gorriones (Premio Gerardo Diego, 1988) reedición (2011), Tal vez sea la luz (1996), Franjas de sombra (Premio de Poesía Santa Isabel de Aragón, Reina de Portugal, 1999), y su participación en las antologías: Poemas a viva voz III (1994), La otra voz. Poesía femenina en La Rioja 1982-2005 (2005), y Subway III (2015), entre otras. Relatos en las antologías: Cuentos desde la diversidad (2013), Cuentos para compartir (2013), y 35 noches para un sueño (2014), entre otras. Colabora en el programa de radio Vamos con los libros de Onda Cero Calatayud y organiza eventos literarios para la AAE, como Primavera de los poetas, Calatayud entre dos luces y Copa de Letras. Escribe en los blogs: http://blanca-langa.blogspot.com/ http://vamosconloslibros.blogspot.com/ http://theweaverofwords.blogspot.com/; http://desfleurspouruncoeurcolibri.blogspot.com/


    SI TE QUEDAS

    Si decides quedarte, has de saber
    que no hay caminos suaves,
    ni fáciles silencios,
    que habrá días de lluvia entre los dos.

    Si has de quedarte,
    habrás de acostumbrar tus ojos a la niebla,
    tus manos al vacío,
    acomodar
    tu risa a mi tristeza.

    Y nada será fácil
    si te quedas.

    Mas si te has de ir,
    que sea ahora.
    Tendré días de lluvia
    y cargados silencios.
    Ningún camino es suave.

    Aprenderé

    a acostumbrar mis ojos a tu ausencia.
    Pues nada será fácil

    si te quedas.

    VUELO TRUNCADO

        Ya no muerden mis dientes
    tu corazón de barro.

    Tiene el tigre mis ojos,
    yo estoy ciega
          en mitad de la noche,
          entre la luz.

    Di mis manos al águila
    para tocar las nubes.

    Ahora puedo sentir el infinito
    justo antes de caer sobre la tierra.


    CARMEN ESTEBAN

    página siguiente