Publicaciones

Catálogo: Reptiles de Castelldefels y el Garraf

 

Los reptiles, en el sentido herpetológico, reúnen a grupos tan conocidos como las tortugas, cocodrilos, lagartos y lagartijas (saurios) y serpientes (ofidios).

De hecho la palabra reptil no define un grupo natural de vertebrados, ya que los cocodrilos están más relacionados con los pájaros que con los otros grupos de reptiles y los antecesores de los mamíferos también se incluyen como un grupo reptiliano.

Así, el grupo conocido popularmente como reptiles presenta un cuerpo cubierto de escamas, son ectotermos (la temperatura del cuerpo proviene no de su metabolismo, sino de fuentes externas), el corazón tiene dos aurículas y un ventrículo (excepto en los cocodrilos ), y no presentan fases larvarias como los anfibios. El huevo del reptil presenta una membrana conocida como amnios que rodea el embrión. El espacio delimitado por el amnios está lleno de líquido que proporciona un medio acuático necesario por el desarrollo embrionario.

Los reptiles son animales que precisan de una fuente externa de calor, que en nuestro caso es el Sol. Habitualmente los podremos observar captando calor en las rocas, paredes o en las zonas algo limpias de vegetación.

Tienen que sufrir a menudo el maleficio de ser considerados animales despreciables y son muchas las leyendas que circulan alrededor de los reptiles. Al contrario, son animales inofensivos la mayoría (aunque alguna especie sea venenosa) que huyen al ser sorprendidos. Bajo el punto de vista ecológico son muy importantes para los ecosistemas ya que ocupan una posición intermedia, siendo predadores y presas al mismo tiempo. Mueren a menudo atropellados en la carretera donde van a calentarse. También sufren los efectos de los incendios forestales. 

  • Salamanquesa común (Tarentola mauritanica). Saurio de tamaño medio de un color que va de gris claro hasta negro, que alcanza unos 15 cm. Robusto, ojos sin párpados y con pupila vertical. Cuerpo verrugoso, con extremidades cortas con dedos anchos provistos de láminas adhesivas en la parte inferior que le permiten encaramarse por rocas y paredes. Nocturno. Abundante tanto en Castelldefels como en el Garraf.
  • Salamanquesa rosada (Hemidactylus turcicus). Parecido a la especie anterior. Alcanza 10 cm de longitud total. Coloración dorsal rosada con manchas oscuras. Dedos con dos hileras de láminas adhesivas en la parte inferior y uñas bien desarrolladas. Nocturno. Escaso, no se encuentra en el interior del macizo del Garraf.
  • Lución (Anguis fragilis). Saurio alargado con patas atrofiadas. Cuerpo cilíndrico sin cuello y ojos con párpados. Llega a los 30 cm de longitud. Coloración gris o cobre de cariz metálico. La cola se rompe con facilidad. Frecuente en lugares húmedos, en el macizo del Garraf y en Castelldefels.
  • Eslizón tridáctilo (Chalcides striatus). Cuerpo cilíndrico y largo con patas muy pequeñas con tres dedos minúsculos. Alcanza 40 cm. Cola larga. Escamas lisas y brillantes. Coloración gris o parda con tonalidades metálicas. Dorso listado con 9 líneas oscuras. Muy escaso en el Garraf y ausente en Castelldefels.
  • Tortuga mediterránea (Testudo hermanni). Tortuga terrestre con caparazón abombado de color amarillo con manchas negras. Llega a los 20 cm de longitud. Machos más pequeños que las hembras. Esta especie sólo tiene una población autóctona en Les Albères (Girona). Introducida en el macizo del Garraf.
  • Tortuga de agua o leprosa (Mauremys leprosa). Es una especie autóctona que se distribuye principalmente en el llano, por los canales y puntos de agua. En el Garraf tal vez exista algún ejemplar en los arroyos de la parte sur. Caparazón de color oliva o pardo. El cuello tiene líneas sinuosas amarillentas. Alcanza 20 cm de longitud.
  • Lagarto ocelado (Lacerta lepida). Saurio grande (60 cm). Cabeza grande, cuerpo robusto y cola larga. Color verde con manchas o reticulado negro. Ocelos azules en los lados del cuerpo. Ocupa biotopos muy variados. Bien distribuido por el macizo del Garraf. En Castelldefels se considera extinguido.
  • Lagartija colilarga (Psammodromus algirus). Lagartija robusta. Alcanza hasta 30 cm. Cola muy larga. Dorso recubierto de escamas imbricadas y carenadas. Coloración parda más o menos oscura con dos líneas longitudinales amarillentas. Muy abundante en el Garraf y muy común en las zonas más bajas.
  • Lagartija cenicienta (Psammodromus hispanicus). Lagartija pequeña (hasta 15 cm). Escamas dorsales carenadas e imbricadas. Coloración grisácea. Diseño dorsal reticulado. No se encuentra en el Garraf y está extinguido en Castelldefels en época reciente. La población más próxima está situada en la playa de el Prat.
  • Lagartija común o ibérica (Podarcis hispanica). Lagartija pequeña (hasta 15 cm). Cuerpo y cabeza aplanados. Escamas granulares. Coloración y diseño muy variados. Tonalidades verdosas o pardas. Abundante tanto en el macizo como en el llano e incluso en la playa. En el llano está en regresión.
  • Culebra de escalera (Elaphe scalaris). Serpiente grande (150 cm). Cabeza relativamente pequeña. Coloración uniforme de color pardo claro con dos líneas negras longitudinales características. Los jóvenes son más grises con las líneas unidas a intervalos por bandas oscuras como una escalera de cuerda. Abundante en el macizo y más escasa en el llano del Delta.
  • Culebra bastarda (Malpolon monspessulanus). Serpiente muy grande (200 cm). Cabeza larga con ojos grandes situados bajo unas crestas prominentes. Color verde que se transforma en negro en al zona del cuello. Abundante tanto en el macizo como en el llano.
  • Culebra viperina o de agua (Natrix maura). Serpiente pequeña (70 cm). Cabeza ancha que se aplana y alcanza una forma triangular cuando la serpiente se siente amenazada. Escamas carenadas. Coloración gris, hasta verdosa. Diseño en zigzag frecuente. Muy ligada a ambientes acuáticos. Escasa en el macizo y más abundante en el llano.
  • Culebra de collar (Natrix natrix). Serpiente media (120 cm). Cabeza grande. Escamas carenadas. Coloración oliva con manchas distribuidas por el dorso. Los jóvenes tienen un collar amarillo característico. Ligada a los ambientes acuáticos, se encuentra frecuentemente en el suelo. Escasa en el llano y más abundante en el macizo, no es venenosa.
  • Culebra lisa meridional (Coronella girondica). Serpiente pequeña y delgada (75 cm). Cabeza pequeña. Coloración gris o parda con bandas oscuras oblicuas. El vientre es blanquecino o anaranjado. Relativamente escasa y difícil de encontrar.
  • Culebra de herradura (Coluber hippocrepis). Culebra media o grande (180 cm). Ojos grandes. Cabeza ovalada. Cuerpo esbelto. Coloración dorsal crema claro hasta gris oscuro. Manchas romboidales muy gordas de color pardo oscuro o negro. Es frecuente en lugares secos. Ampliamente distribuida al macizo del Garraf y es más rara a la plana.
  • Víbora hocicuda (Vipera latasti). Serpiente pequeña (60 cm). Cabeza triangular con el hocico levantado. Escamas carenadas. Ojos con pupila vertical. Especie venenosa. Coloración gris con una zigzag oscura muy marcada al dorso. Escasa al macizo y ausente a la plana.
  • Tortuga de Florida (Trachemys scripta). Es una tortuga foránea, muy acuática, que ha sido introducida en muchos lugares de Cataluña. Caparazón de color oliva o pardo con un reticulado de bandas o líneas amarillas. La cabeza presenta dos manchas rojas muy conspicuas. Abundante en el llano y en el Garraf debido a repetidas introducciones.

Textos y Fotografías: Albert Montori i Gustavo A. Llorente

↑ subir
©
Ayuntamiento de Castelldefels
Plaza de la Iglesia, 1 - 08860 Castelldefels
Teléfono: 93 665 11 50