ALGA Revista de Literatura
nº70 - otoño 2013




Dirección:

  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
    • Niña saharaui de Marcello Scotti

    Sumario

    Páginas centrales

    TALLER DE LITERATURA


    MONTSERRAT ABELLÓ

    Montserrat Abelló, Una poeta comprometida con su tiempo
    por Neus Aguado

    Conversa amb Montserrat Abelló
    por Neus Aguado

    Poemas de Montserrat Abelló
    Selección y traducción de Neus Aguado


    MONTSERRAT ABELLÓ, UNA POETA COMPROMETIDA CON SU TIEMPO


    NEUS AGUADO

    Montserrat Abelló (Tarragona, 1918), con esa ligereza que otorga la madurez creativa, ha tratado los grandes temas, sin que casi nos hayamos dado cuenta, su intención no era valerse de la escenografía dramática ni del canto heroico. Su poesía es una venganza contra el olvido de los hechos que nos obligan a cambiar la vida, contra los argumentos que nos obligan a llevar una existencia que no deseamos, y contra la destrucción y la muerte. Y el afán por vengar el tiempo poco propicio no le ha hecho olvidar el amor.
              La poesía de Montserrat Abelló está formada por la depuración de una memoria densa y riquísima, memoria que acusa pero a la vez comprende, visión ampliada de una realidad universal, incluso visión futurista, parte de lo más íntimo y se convierte en un viaje de captación del mundo. La denuncia está implícita a través de la sucinta explicación de la experiencia de tránsito, de la experiencia transformadora así sea casi imperceptible, así sea arrasadora. Es una reflexión ontológica a través de descripciones que le dan cuerpo y vida al poema. Emplea el verso breve, preciso y sugerente, con metáforas directas casi acusadoras que cristalizan en un cuidado ritmo interno. Así los libros destilados a partir de la madurez de la autora son irrebatibles testimonios de nuestra época y a la vez se convierten en interdiálogos proyectados al futuro. Esta poesía, nutrida por el silencio, parte de una muy arraigada ética, de la que puede derivarse una ética intercultural. En este sentido, hay algo de poesía sentenciosa. Poesía que trasluce la fuerza del compromiso, y rechaza la agresión cometida en nombre de cualquier ideología, y la crueldad -que es siempre gratuita- que acontece cada día. En la poesía de Abelló se capta la posibilidad de una sabiduría que permita ser una persona completa, es decir, armónica y activa, sin eludir las responsabilidades con las que la existencia nos enfrenta diariamente.
              La poeta le otorga el protagonismo a la voz "palabra" -incluso a la palabra no dicha- la que sugiere y convoca. Así convierte en elemento temático e intratextual a la palabra, con lo que consigue otorgarle una amplificada plurisignificación. Por ejemplo, en Fuego en las manos la poeta todavía aspira a la "palabra perfecta" y, de este modo, en ocasiones, un verso es una única palabra a la búsqueda de un renovado significado. La palabra será el afán de la investigación poética de la autora, aunque sea para concluir impotente que la palabra exacta, la palabra limpia de connotaciones no existe. Quizá la única palabra propia es la no dicha como aventura en los últimos versos del poema "Cada día escucho inquietudes..." de El trigo del tiempo: "(...) quedan las más / densas que se adentran / y lastiman. Pero / remueven en mí / otras palabras / que no osaba decir. /¡Y éstas sí que son bien mías!"
              En el poema "Regreso" -que empieza con un alusivo: "Un estallido de abril en las venas"- del primer libro, Vida diaria, define, en un estilo y extensión que después será inusual, una trayectoria vital de exilio y consiguiente desarraigo, un sentimiento colectivo y generacional motivado por el atropello de la guerra civil. Es lo testimonial lo que una vez más salva lo que la poeta deja atrás, y lo que trata de recordar. Este poema es una especie de biografía poética y de denuncia de la injusticia, nos muestra claves de la vida de la autora y es un compendio de su exilio. Uno de los poemas más descriptivos de su obra, junto con "Sed", casi un fresco de la de la época de la autora.
              El exilio en Londres y, fundamentalmente, en Chile marca su escritura con una necesidad de expresar lo esencial, pues la austeridad de forma y contenido son los rasgos que la caracterizan. El verso breve casi telegráfico: la palabra que sugiere y escudriña el silencio, y la soledad que, a menudo, es la única compañía para recorrer la existencia. La circunstancia de este contexto otorga a la poesía una vocación de desnudez para expresar el silencio y el miedo y, a la par, la añoranza como aprendizaje para acceder a la consumación, así dirá en unos versos de Fuego en las manos: "En la palma / la vida y también / la muerte."
              No hay vacilación ni desconfianza ni indiferencia cuando la poeta comprometida con su tiempo defiende la apertura hacia un pensamiento libre y el consiguiente ejercicio de ese pensamiento libre, desde la prudencia y la reflexión, aunque con la pasión debida. Es una poesía de tono confesional, escrita a partir de la búsqueda de identidad como mujer y como persona. La lucidez con respecto a la situación de la mujer en el mundo ha llevado a la poeta -buena conocedora de la poesía en lengua inglesa- a traducir al catalán poetas que han cuestionado la condición de la mujer, como son, entre otras, Sylvia Plath, Anne Sexton y Adrienne Rich. Es importante y estimulante el trabajo realizado en el campo de la traducción de poesía inglesa, especialmente porque comparte con las poetas traducidas la preocupación por el lenguaje y el deseo de trascenderlo más allá de un único significado. Abelló ha introducido en el panorama catalán a muchas y buenas poetas de expresión inglesa. De niña una estancia en Londres con su familia la llevó a familiarizarse con los nursery rhymes -breves poemas y canciones destinados a la infancia- y después al crecer con la rica poesía inglesa de todos los tiempos. De esta etapa, que ella supo cultivar al ejercer como profesora de inglés y al licenciarse en filología inglesa en la madurez, ha salido enriquecida su poesía y, por ende, sus traducciones.
              Montserrat Abelló es el paradigma de que la potencia creativa no se detiene necesariamente en la senectud. Ella sigue escribiendo y traduciendo con la misma energía de hace cincuenta años.

    NEUS AGUADO (1955) es escritora y entre sus libros han tenido especial acogida Ginebra en bruma rosa (1989), Paciencia y barajar (1990), Aldebarán (2000) e Intimidad de la fiebre (2005).
              Con Montserrat Abelló ha llevado a cabo diversos proyectos literarios como la coordinación del espacio de poesía de la IV Feria Internacional del Libro Feminista (1990) y la traducción de una cuarentena de autoras asistentes a la Feria, y la traducción al castellano de "Cuatro poetas canadienses: Rhea Tregebov; Di Brandt; Nicole Brossard; Louise Cotnoir" (El Ciervo: revista mensual de pensamiento y cultura, núm. 490, 1992, págs. 21-24). También ha colaborado en la creación del "Comitè d'Escriptores del PEN Internacional" (además de Abelló y Aguado, son cofundadoras Maria-Mercè Marçal, Mercè Ibarz, Lluïsa Julià i Josefa Contijoch), junto con ellas -y otras colaboradoras- se realizaron las conferencias dramatizadas recogidas en dos libros de ensayo Cartografies del desig. Quinze escriptores i el seu món. Barcelona: Proa, 1998 y Memòria de l'aigua. Onze escriptores i el seu món. Barcelona: Proa, 1999. Asimismo, es coautora de la antología Paisatge emergent. Trenta poetes catalanes del segle XX. Barcelona: La Magrana, 1999, proyecto de Abelló y de Marçal, finalmente concluido por Julià y Aguado.
              Ha traducido a Montserrat Abelló en diversas ocasiones, aunque el trabajo más importante ha sido la selección, traducción, prólogo y edición de la antología bilingüe Montserrat Abelló. Antología. Sant Cugat del Vallès: Los Libros de la Frontera, 2005.