ALGA Revista de Literatura
nº78 - primavera 2018




Dirección:

  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
      Te vigilo y no me ves
      de Carmen Esteban

    Sumario

    Lecturas. Textos comentados

    NEUS AGUADO

    NEUS AGUADO es argentina desde 1955. Licenciada en Arte Dramático y en Ciencias de la Información, ha cultivado la poesía, la narrativa y la crítica literaria. Reside en Barcelona.



    Un llop estrany/un lobo extraño
    de Pura Salceda
    Playa de Ákaba, Madrid, 2017
    Poesía 100 pág.

    Escribe indistintamente en castellano, gallego y catalán y afirma que la poesía es un lobo extraño, es Pura Salceda; y su último poemario tiene un título breve en la cubierta Un Llop estrany / Un Lobo extraño y otro más extenso oculto en la portadilla Un Llop estrany és la poesia / Un Lobo extraño es la poesía. La primera parte de este libro en lengua catalana, traducido al castellano por la propia autora y que ha aparecido en versión bilingüe, se intitula 'La boca del Llop / La boca del Lobo' y lleva un lema de la poeta argentina Alejandra Pizarnik que nos acerca al sentido del nuevo libro de Salceda: "un puro errar / de loba en el bosque / en la noche de los cuerpos / para decir la palabra inocente". Esa lucha cuerpo a cuerpo que tiene el poder erótico de la mayoría de los libros de Pura Salceda y esa lucha por encontrar la palabra precisa que acompaña a la poesía. Los poemas que integran 'La boca del Llop' son una suerte de manual de licantropía erótica. Extraño territorio donde reina la palabra del Lobo, la poesía, junto al aullido y al descubrimiento de lo más feroz, de lo más vivo. Lo que permite la autotraducción queda ejemplificado en el poema "Estiu / Verano" de la segunda parte, la poeta no ha dudado en cambiar el color de la sábana y del deseo:

    Llençol blau, / desig de blau a meva carn"

    "Sábana morada, / deseo morado en mi carne"

    Ese cambio de color no es ninguna ingenuidad, la riqueza de los dos versos ha sido salvada en la traducción. Sabido es que la traducción es la prueba de fuego del poema, pues es cuando se detectan posibles imperfecciones.

    Es imposible que la licantropía no asome cuando la luna, siempre envuelta en lo mistérico, ilumina el camino de la magia y la imaginación. Esa luna que seguirá asombrando a la humanidad y a los demás animales hasta el final de los tiempos, la luna de la renovación cíclica, del poder de transformación, y aquí asoma otra vez la licantropía. La luna preside lo subconsciente, el psiquismo, la imaginación, el sueño, lo transitorio, lo influenciable, incluso lo maléfico y, ante todo, la vida nocturna: los hechos que se tejen entre lo visible y lo invisible, en ese intersticio arranca, se desarrolla y culmina el poemario. El que Pura Salceda, haya nacido al otro lado del Atlántico y el haber llegado en la infancia a este país, al igual que sucede con otro autor y traductor de su generación, Rodolfo Häsler, aumenta quizá la condición intersticial de estos poetas, pues el poeta ya habita en el intersticio desde el inicio de los tiempos. Esta condición se capta, especialmente, en el léxico que emplean y en el tinte mitológico de sus poemarios; se da la circunstancia de que Rodolfo Häsler publicó Tratado de licantropía en 1988. Existe gran cantidad de literatura inspirada en la licantropía, en las transformaciones más horribles y en las más conmovedoras, desde la tradición clásica hasta nuestros días encontramos paradigmas de metamorfosis físicas y psíquicas. El magnetismo de tratar con la oscuridad, a veces, con lo innombrable, con el misterio, ha llenado excelentes páginas. El poema 'Acceptació / Aceptación' concluye con estos dos versos transformadores: "y la sangre toda / que hierve como un mar de cerezas".
    En el libro también hay una Loba -ahí aparece la duda. La aparición indistinta del Lobo y de la Loba en un deambular sincopado. ¿Quién es esa Loba que también recorre el libro en una especie de carrera imparable? Tal vez en el poema 'La excesiva' esté la respuesta: "La excesiva / se esconde en mí / aquella que es, / la excesiva // a veces, tapo su boca / hundo sus ojos impacientes // pero siempre está en mí / la im-pura / la que aún quiere más // y es toda ella / sudor de Loba / y dientes que muerden / y piernas que abrazan ríos / y lengua oscura lamiendo tu luz.". En la mayoría de cosmogonías el lobo y la loba representan el aspecto salvaje, aunque en nuestra civilización el simbolismo del lobo es fuertemente dicotómico pues alberga lo satánico a la par que lo benéfico, es la noche y también la luz. Por su ferocidad es el guardián de la noche pero una noche que conduce a lo luminoso. Uno de los más bellos poemas del libro es 'Universo': "El universo es todo aullido / [lengua húmeda a nuestros pies]. // Tú antes que Tú, / Lobo de luz, flor pura.". El aullido acompaña el recorrido del Lobo y de la Loba, estos con las garras y los colmillos abren los caminos y llegan a la guarida; en el poema se puede rastrear la huella y el olor: este léxico simbólico conforma la escenografia de los poemas y avisa de que es la hora de la lucha. Esa lucha que no deseamos perder ni que nos pierda. La caverna, la gruta, como arquetipo de la matriz, está presente en los ritos de iniciación de numerosos pueblos, según Mircea Eliade es el "regressus ad uterum", así los misterios de Eleusis, donde los iniciados debían librarse de las cadenas para llegar a la luz. En concordancia con la luz y con la sombra, hay una sinestesia muy bien lograda en el primer verso del poema 'Algún día': "Amordazo mis ojos. Callo.".
    El poema 'Sacrificios' rescata la belleza y el deseo de conocimiento y deviene una singular poética: "Y digo a veces lo que no quiero decir /encadenada a la forma, / al vacío de una incierta belleza / como otra manera de traición. // El Lobo finge que no se da cuenta, / cierra los ojos en nombre de no se sabe qué, / y vuelvo a empezar a oscuras / sacrificando palabras que hablan de ti.".
    Quizá la respuesta a ciertas preguntas que plantea el último libro de Pura Salceda se encuentre en el poema 'Bailes': "Amo a un Lobo melancólico, / zarpas de sueños, ojos de vuelos, a veces inciertos. // Y yo [Loba más melancólica aún], / me reescribo cada día / bailando por él en su boca.".
    Es la misma boca monstruosa del lobo, del lobo feroz que ha poblado nuestra infancia.
    Hay poemas con un ritmo más acelerado, aunque el libro entero posee un ritmo muy apropiado para que se desarrollen las sugerentes y ansiosas idas y venidas del Lobo y de la Loba. En una pirueta, en el poema 'Prosa', el que cierra el tumultuoso recorrido nocturno, la poeta parece indicar que si la poesía, el lobo, huye siempre nos quedará la prosa. La cuestión, en definitiva, es escribir.
    Un Llop estrany / Un Lobo extraño es la poesía, pero es la poesía que apela al inconsciente colectivo, que se nutre de él, es como una vuelta a casa, a lo que creíamos haber perdido, a la poesía de todos los tiempos.

    página siguiente