ALGA Revista de Literatura
nº81 - otoño 2019




Dirección:
  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
      Marga Gil Roësset 1930


    Sumario

    Poesía

    MARIAN QUINTILLÁ

    Es miembro del Grupo de Poesía ALGA. Ver: www.castelldefels.org/alga/

    LA NÁYADE1

    Llenaste el abismo de amor
    convirtiéndolo en un lago terso
    de tan decisiva belleza
    que hasta podría ahogarme en él
    si resultara ser
    imprescindible.

    Me declaro amante rebelde,
    enlazada voluntariamente
    por guirnaldas de flores
    que me gusta tejer a tu lado,
    cielos reverberados en el agua,
    descensos a los túneles ardientes de la tierra
    y el hechizo provocador
    de tu sonrisa.

    Me tomas de la mano
    en este amanecer sin hora,
    siento tus labios callejeando por mis dedos.
    No sé qué nos aguarda.

    Sin piedad, la alborada nos convoca,
    despliega sus añiles, sus rosas, sus dorados
    como ofrenda cortés, antes de alzar su luz
    sobre las aguas.

    Vamos ya, amor,
    no nos demoremos,
    dejemos en la hierba nuestras ropas
    y descendamos buceando juntos,
    entre plantas acuáticas y terrestres fisgones
    sorprendidos por la inundación,
    a ese fondo insondable
    donde está la respuesta a las preguntas
    que no tienen respuesta
    y las adivinanzas
    encuentran soluciones nunca oídas.

    Fuguémonos ya, amor,
    que a estas alturas
    el destino no espera.

    1Náyade: Ninfa de la mitología grecolatina que vivía en los ríos, en los lagos y en las fuentes

    EL TUÉTANO DEL RUIDO

    El tuétano del ruido es el silencio puro
    en cuya esencia misma se enraíza la vida.
    Nos vertebra el misterio que no admite medida.
    Nos derrama el tornado del derrumbe más duro.

    Rotos los planos, brillas como única mirada.
    Muerta la casa, campas como único destino.
    Arrasada la hacienda, como el solo camino
    que no conduce al fondo de una inocencia vana.

    No descanso en la nada, mas la nada me lleva
    a la profunda sima de tu presencia última.
    Allá, el tiempo y el mundo mutan en desvarío,

    carece de importancia el cáliz que yo beba
    y el cuento de mi vida halla su clave lúcida:
    mi corazón es tuyo como si fuera mío

    página siguiente