ALGA Revista de Literatura
nº81 - otoño 2019




Dirección:
  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
      Marga Gil Roësset 1930


    Sumario

    Poesía - Colaboración Especial

    CRISTINA PERI ROSSI

    CRISTINA PERI ROSSI nació en 1941 en Montevideo, Uruguay. Licenciada en Literatura Comparada, comenzó su carrera literaria en 1963 con la publicación de su libro de cuentos Viviendo. En 1972 se exilió a España, se nacionalizó en 1975, sin perder la nacionalidad uruguaya, y vive en Barcelona desde entonces. En 1994 recibió la Beca John Simon Guggenheim para la literatura de ficción.
           Ha sido profesora de literatura, traductora y periodista. Sus obras han sido traducidas a más de veinte lenguas (incluso al japonés y al ydish). Ha colaborado con El País, Diario 16 y El Periódico de Catalunya. Fue Premio Ciudad de Barcelona en 1991 con el libro de poemas Babel bárbara. Cultiva el cuento, la novela y la poesía abarcando una cincuentena de títulos publicados. De este último género destacamos entre muchos sus tres últimos libros Playstation, Visor Madrid 2009, La noche y su artificio, Cálamo, Palencia, 2014, Las replicantes, Cálamo, Palencia, 2016.

    FINAL DEL TRAYECTO

    Después de las terribles pruebas de amor
    y del fuego
    -quemé mi útero y mis ovarios-
    después de los desmesurados trabajos del día
    -ganar el pan y el sueño con el sudor de la frente-
    después de atravesar el océano de la locura
    y los riscos de la muerte
    no me esperaba el preciado trofeo
    no había bella princesa cuyo amor
    curara las heridas
    no había tierna patria adonde volver
    ni un castillo de puente levadizo
    No había medallas
    No había honores
    Especialmente
    no había doncella
    no había princesa

    no había cuento de amor

    No había historia que contar

    -toda lírica termina donde acabó Darío-

    La epopeya no tiene fin
    siendo el fin de la epopeya su propio transcurrir

    Sobrevivir también es una nostalgia
    de no haber muerto todavía.

    IN MEMORIAM

    Escríbelo
    para que no perezca.
    Escríbelo
    contra el olvido.
    Escríbelo
    para retenerlo.
    Fíjalo en palabras
    runas del deseo
    abecedario del amor
    palíndromo de ama
    ama la ama.
    Y una vez escrito
    una vez fijado en tinta
    en papel
    en caligrafía
    en cuartillas
    una vez clavado
    retenido
    encerrado en palabras
    léelo.
    Comprenderás entonces
    que todo ha sido inútil:
    la vida se nos escapó
    entre las caricias
    y los besos
    como se nos escapó en palabras.
    In memoriam.

    De la antología La barca del tiempo,
    Visor, 2016


    Ilustración 3 del cuento El niño de oro (1920)
    MARGA GIL ROËSSET

    HABITACIÓN 424

    La vida es un cuento sin sentido lleno de furor y de ruido narrado
    por un idiota (Shakespeare).
    Quizás si esto hubiera sido lo único
    que nos hubieran enseñado
    desde el principio
    y dogmáticamente
    como una religión
    no habrían existido ni guerras
    ni amores ni desamores
    ni elocuencia ni violaciones
    ni rascacielos
    y hubiéramos desaparecido ya
    como los dinosaurios extinguidos.
    Ni la habitación 424 por supuesto
    del hospital
    entre tubos vías el recuerdo de vos
    y de otras
    de vos de vos
    y la lectura del periódico
    que me recuerda que la vida es un cuento sinsentido
    lleno de furor y de ruido
    narrado por un idiota.

    página siguiente