ALGA Revista de Literatura
nº83 - otoño 2020




Dirección:
  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
      Dolça i salada, de Elvira Rodríguez Roura


    Sumario

    Poesía

    GOYA GUTIÉRREZ

    Es miembro del Grupo de Poesía ALGA y dirige la revista ALGA desde 2003.
    Ver http://goya-gutierrez-lanero.com/

    Abril, 2020

    I

    Abriremos los ojos como las alas de una mariposa

    para volar a ras del mundo, incendiar de color

    los caminos que no pudimos recorrer

    en los tiempos aciagos, en espacios rendidos

    a la invisibilidad de un enemigo

    hiriéndonos en nuestras calmas o agitadas vidas,

    en nuestra confiada carne, detrás de la espuma impasible

    del almendro, en medio de un rojo corazón

    de primavera en la jaula de alambre, plata u oro,

    pendiente de una flecha que puede ser mortal.


    Abriremos los ojos volando hacia otras tierras y trincheras

    en donde también se debate contra otras miserias, bajo un techo

    de paja, sin balcones, sin edredones suaves en una lucha

    eterna y olvidada.

    Escucharemos los antiguos proverbios, rescataremos versos

    del poeta que proyectaban sombras premonitorias

    ocultas en metáforas, que entonces solo parecían hipérboles.

    Meceremos la cuna de aquellos, de aquellas

    que en carne y alma se enfrentan, ponen delante de nosotros

    sus preciadas vidas, su arma letal a ebullición.

    Dan una lección profunda al que gobierna

    sobre los bienes que se han de empoderar.

    Quizás ante una guerra palpable, que como la muerte

    atañe a todos los nacidos,

    procuraremos que se realice el ideal de una globalizada paz.

    Quizás valoraremos las esencias en el desván de la memoria

    de nuestra vieja infancia, el olor de la hogaza al calor

    del humilde rincón donde prendía sobre la leña el fuego

    al candor del vino negro azucarado sobre un pan amasado

    por nuestra misma madre.


    Abriremos los ojos, y nos desprenderemos del temor

    a perdernos en ese laberinto en donde acecha el monstruo

    de todas las penurias,

    para ver los senderos que llevan a las fuentes

    donde habita el jilguero aquel que siempre canta

    venturosas canciones de cuentos ancestrales.


    ELVIRA RODRÍGUEZ ROURA

    página siguiente