ALGA Revista de Literatura
nº84 - primavera 2021




Dirección:
  • Goya Gutiérrez

    Edición:
  • Grupo de Poesía ALGA

    Responsables de la edición del presente número:
  • Goya Gutiérrez
  • Enric Velo

    Maquetación, composición y diseño web:
  • Enric Velo


  • Portada:
      Chandler, Pintura de Marta Lupresti


    Sumario

    Poesía

    IGNACIO GAMEN

    Es miembro del Grupo de Poesía ALGA. Ver: www.castelldefels.org/alga/

    SERGIO Y CAROLINA

    Sergio do Mello, alto diplomático brasileño de la ONU, fue enviado en 1999 como Administrador a Timor Oriental, antigua colonia portuguesa invadida por Indonesia e inmersa en una guerra de resistencia y represión que duraba más de 20 años. Allí conoció a Carolina Larriera, economista argentina, también al servicio de la ONU, y responsable de un plan de microcréditos para la reactivación de la economía de Timor Oriental. Se enamoraron y tras unos titubeos -ella tenía 30 años, el 54 y estaba casado- decidieron vivir juntos y proyectar una nueva familia, quizás tras el encuentro en un mercado popular.

    Pasea displicente entre los puestos
    de hortalizas. Pregunta, mira, toca,
    se deja acariciar por los aromas
    y entre el trajín de gente siente el eco

    risueño de una voz. -¿Eres tú, Sergio?
    -¿Qué haces aquí, Carolina, vas sola?
    El país está en guerra y esta zona…
    -¿Qué hago aquí? Ven conmigo y te lo cuento.

    Y se lo lleva a un rústico local
    en donde hilan, tiñen, cortan, tejen,
    con entusiasmo un grupo mujeres.

    Hay una triste y seria ante un telar.
    -¿Y a aquella qué le pasa? -Acércate,
    te va a gustar charlar con ella. Ve
    .

    ***

    -Buenos días, señora. -Buenos días;
    ¿quién eres tú?
    -Administro este país
    en nombre de la ONU preparando
    su futuro. - Llevamos esperándolo

    ya mucho tiempo. - ¿Y qué espera de él?
    - Toda mi vida trabajé la tierra
    y lo he perdido todo, tierra y casa;
    me han matado al marido y a mis hijos,


    no tengo nada... ¿Sabes lo que quiero?
    Solo deseo convertirme en nube,
    subir al cielo y esperar que el viento


    me lleve hasta el lugar donde nací
    para caer allí en forma de lluvia
    y quedarme en mi tierra para siempre.


    -¿Puedo abrazarla?
    Y mientras se abrazaban
    lloraba Sergio emocionado
    y ella entornaba impasible los ojos.

    En 2003 tras la invasión de Irak, la ONU envió a Sergio a Bagdad para velar por el respeto de los derechos humanos y la organización de elecciones. En ambos temas chocó con los intereses del gobierno USA, pero se mantuvo firme, muy firme. Carolina formaba parte del equipo. El 19 de agosto un camión bomba explotó ante la delegación de la ONU. Murieron 22 personas, Sergio entre ellas. Antes de morir sepultado en los escombros, Carolina, herida, estuvo buscándolo y consiguió hablar con él a través de una grieta. El film "Sergio" se centra en su angustiosa agonía evocando a la campesina de triste mirada y al amor de Carolina.

    ¿Recuerdas tú su nombre, Carolina?
    Yo aún veo la ceniza de sus ojos,
    y siento la tibieza de su rostro,
    y aquel abrazo-adagio que fluía

    de su ternura a mi alma conmovida.
    Y tú estabas allí mirando cómo
    vacilaba mi orgullo como un corcho
    a merced del dolor de aquella vida.

    ¿Entonces fue? ¿Entonces decidiste
    amarme sin recelos? Con tu fuerza
    fui firme frente al fuerte y a los débiles

    escuché y comprendí. ¿Me oyes? ¡Sonríe!
    Quiero morir con tu sonrisa puesta,
    con la luz de tus ojos en mi frente.

    página siguiente