UN PASEO POR NUESTRA HISTORIA

Imagen

LA CONSOLIDACIÓN DEL TÉRMINO

 

  • La base territorial de los municipios catalanes, desde la alta edad media, ha sido el término parroquial. En el caso de Castelldefels, no obstante, el término parroquial no abarcaba la actual extensión. Así, en el siglo X, fecha probable de la fundación de Santa María de Castelldefels, el término llegaba desde los actuales límites de la riera de Canyars hasta la torre Barona y las montañas a poniente de Montserrat por el lado de Sitges. Por el lado de montaña los límites se extendían más allá que en la actualidad (Primera imagen: Restos ibèricos en el castillo).


EL POBLAMIENTO DISPERSO DE SANTA MARÍA DE CASTELLDEFELS

 

 

  • En Santa María de Castelldefels el primer poblamiento fue disperso, aunque la colina de Santa María fue el referente sobre el que se construyeron las primeras viviendas de agricultores. El término era un lugar hostil e inseguro, tanto por su proximidad al mar como por la peligrosidad de las montañas del Garraf. A estas dificultades se sumaba la escasa calidad agrícola de las tierras. Por todo ello, Santa María de Castelldefels era un lugar (imagen a la izquierda de un texto: Fragmento de la estimación del valor de Castelldefels ordenada por Jaume Marc en el año 1489)


LOS ANTECEDENTES DE UNA SOCIEDAD PLURAL: LA INMIGRACIÓN FRANCESA

 

 

  • Los años que van desde finales del siglo XV hasta mediados del siglo XVII son los de la estabilización demográfica, tras el descenso de la población provocado por la epidemias de la baja Edad Media.

    Entre 1540 y 1690 se contabiliza la llegada de más de 70 personas de origen occitano (actualmente territorio francés), que llegaron a causa de las guerras de religión y la crisis agraria. Conviene resaltar que esta inmigración fue inferior en número a la registrada en otras poblaciones.


LA COLONIZACIÓN DE LAS MARINAS

 

 

  • Aunque ya se intentó con anterioridad, la colonización de las Marinas (la franja costera y llena de humedales que se extendía más allá de los cultivos), no se abordó con fuerza hasta la década de 1660 para aprovechar los terrenos para el uso agrícola. En 1670 empiezan a cultivarse las tierras situadas por debajo del Camino Real de Valencia, pero el gran paso hacia la colonización de las Marinas se produce en 1721, cuando los barones de Eramprunyà optan por hacer un establecimiento de 3.000 mojadas para un conjunto de promotores agrícolas de Barcelona. De aquel tiempo data la construcción de la corredera maestra.


UN MUNDO DE MASÍAS

 

 

  • A diferencia de otras poblaciones de los alrededores, el crecimiento urbanístico en torno a un núcleo de origen medieval no se produce en Castelldefels hasta la primera mitad del siglo XIX. Habrá que esperar a esta fecha para ver, junto a las grandes masías, las casitas, barracas, callejones y plazas características del núcleo antiguo, un núcleo que como centro tenía la actual plaza Mayor. Hasta entonces, Castelldefels fue un mundo de masías.


EL CRECIMIENTO DEMOGRÁFICO DEL SIGLO XVIII

 

 

  • A lo largo del siglo XVIII la población de Castelldefels va en aumento. Entre 1716 y 1719 el número de habitantes era de 187. En 1758 hay 410 habitantes y en 1787 ascienden a 480. Sin embargo, el censo de 1797 señala que el número de personas que viven en Castelldefels es de 203 habitantes. Este descenso demográfico fue producto de las fiebres, especialmente la provocada por la malaria. Una crisis sanitaria que se había gestado previamente por el fracaso en la desecación de las Marinas. El arranque de inicio de siglo, lejos de traer la prosperidad, había engendrado una epidemia que relegaría a Castelldefels fuera del progreso contemporáneo, no sólo en el último cuarto del siglo XVIII, sino de todo el siglo siguiente.


CREACIÓN DE UNA ESTRUCTURA URBANA

 

 

  • Castelldefels no tuvo una estructura urbana hasta bien entrado el siglo XX. Hasta aquel momento contó con un pequeño núcleo en el Pueblo Viejo y las barracas de los pescadores de las Botigues estaban muy alejadas, situadas cerca de las actuales autovía y avenida de los Baños, y de las casas del Llopart, hoy en día barrio de Vista Alegre. Diseminadas por todo el término municipal había 88 masías de construcción sencilla, rodeadas de establos, campos de cultivo y algunos árboles frutales.


LA CIUDAD DE REPOSO Y DE VACACIONES

 

 

  • Entre 1931 y 1933, el Grupo de Arquitectos y Técnicos Catalanes por el Progreso de la Arquitectura Contemporánea (GATCPAC) elaboró un plan urbanístico para la ciudad de Barcelona que contemplaba la creación de un gran complejo en parte de los municipios de Castelldefels, Gavà y Viladecans: “La Ciudad de Reposo y de Vacaciones”, destinada a cubrir las necesidades de tiempo libre de la población, especialmente de las clases populares. La “Ciudad” pretendía atraer tanto a los bañistas de fin de semana como a los que quisieran pasar el periodo de vacaciones. El proyecto, sin embargo, fracasó por la paralización de las expropiaciones necesarias y por el inicio de la Guerra Civil.


EL CRECIMIENTO URBANÍSTICO HASTA EL 1959

 

 

  • El surgimiento en Barcelona de una nueva clase enriquecida y la mejora de las comunicaciones (construcción de la autovía en 1954) comporta un descubrimiento de Castelldefels como lugar para veranear o de segunda residencia. En 1957 –en diferentes situaciones de legalidad o planeamiento- llega a haber hasta 35 urbanizaciones en fase de realización.


EL CRECIMIENTO EN LOS 60 Y 70

 

 

  • Entre 1950 y 1975 Castelldefels pasó de más de 2.000 habitantes empadronados a exceder de los 20.000; es decir, un incremento del 888%, la tasa de crecimiento más alta de los municipios de la zona. Una cifra a la que hay que sumar las personas que ocupaban segundas residencias y las que iban a la playa el fin de semana. La mayoría de esta población provenía de Andalucía (un tercio del total), de Extremadura, Murcia y el resto de Cataluña, además de cantidades inferiores de personas de otras regiones de España y de países europeos y latinoamericanos.

    Este crecimiento de la población provocó obviamente un aumento en la construcción de viviendas, especialmente de bloques de pisos en la década de los setenta. En esta situación influyen la demanda de viviendas en barrios nuevos y el encarecimiento del suelo urbanizable.


LA CONSOLIDACIÓN DE BARRIOS Y DISTRITOS

 

 

  • A finales de los setenta, el mapa de Castelldefels ya está dividido en cinco distritos que engloban un conjunto de barrios que presentan tipologías diferentes: el Centro, el Castillo, Vista Alegre, Can Roca, Montemar, las urbanizaciones de Bellamar y Poal, Can Bou y la Playa. A lo largo de las décadas siguientes y hasta llegar a nuestros días, la ciudad acaba de cohesionar su territorio con la construcción de los barrios de Muntanyeta, Canyars, Can Bou Canyars, Ca n'Alaió y Can Vinader.


LA CIUDAD ACOGEDORA DE HOY

 

 

  • La cohesión territorial de Castelldefels ha avanzado fundamentalmente a raíz de la constitución de los Ayuntamientos democráticos, ahora ya hace 25 años. El objetivo del Ayuntamiento en materia urbanística ha sido dotar al conjunto de la ciudadanía de unas urbanizaciones dignas, con equipamientos, zonas verdes y viviendas. Por ello, Castelldefels es una de las ciudades más atractivas, esponjadas y verdes de nuestra comarca, una ciudad más sostenible que posibilita la tranquilidad y el ocio de las personas.

    Esta cohesión territorial de Castelldefels ha venido acompañada de otra realidad: la consolidación de un tejido humano diverso en procedencias. A los pioneros de la inmigración francesa de los siglos XVI y XVII y el estallido inmigratorio desde diversos puntos de España a partir de la mitad del XX, les siguieron personas venidas de todo el mundo. En la actualidad viven en Castelldefels ciudadanos y ciudadanas de cerca de un centenar de nacionalidades diferentes que conforman una ciudad acogedora y abierta.

 


Materias relacionadas:

 

 

 

 


Folleto en PDF (2 Mb).

 


Revisado: 17/01/2019

↑ subir
©
Ayuntamiento de Castelldefels
Plaza de la Iglesia, 1 - 08860 Castelldefels
Teléfono: 93 665 11 50