Manifiesto en apoyo al movimiento pacífico antirracista Black Lives Matter y por una ciudad libre de racismo

Estados Unidos está viviendo una de las revoluciones sociales más importantes de las últimas décadas, a raíz del asesinato de George Floyd a manos de un policía. Este hecho ha vuelto a poner en cuestión la igualdad de derechos de la comunidad afroamericana y africana, e incluso de origen latino, en Estados Unidos y ha provocado la reacción y autoorganización de la población bajo los lemas Black Lives Matter (Las vidas de personas negras importan) y I Can 't Breath (No puedo Respirar), movimientos que lamentablemente ya existían por anteriores denuncias de agresiones y asesinatos a personas afroamericanas por parte de los cuerpos policiales. Las protestas, que comenzaron en la ciudad de Minneápolis, se han extendido por todo el mundo y esta última semana, se han sumado apoyos desde diferentes ciudades catalanas, españolas y europeas que se han hecho eco de las reivindicaciones del Movimiento Black Lives Matter y han convocado movilizaciones y concentraciones antirracistas pacíficas en apoyo a la comunidad afroamericana y africana de todo el mundo.

En España continúa siendo vigente la Ley de Extranjería que atenta directamente sobre los derechos y libertades de las personas migradas y que ha resultado ser un laberinto burocrático que impide la regularización de miles de personas de origen extranjero que viven y trabajan en nuestra sociedad y que cada año llegan, a menudo huyendo de la pobreza o de la violencia en su tierra. A pesar de las reformas de los últimos años, las personas migrantes en situación irregular siguen encontrando trabas para ver respetados sus derechos, como el de la atención a su salud. La discriminación, los delitos de odio y el racismo institucional que sufren las personas de origen extranjero y otros colectivos por cuestiones de género, religión, edad, etnia, identidad y orientación sexual, capacidad o ideología han sido denunciadas reiteradamente por las organizaciones y entidades civiles. De hecho, el informe "Invisibles" que publica cada año SOS Racismo sobre el estado del racismo en Cataluña, determina que durante el año 2019 se identificaron 188 situaciones de racismo, de las que un 24% están en manos de particulares, un 15% son casos de discriminación en el acceso a los servicios públicos y a continuación, un 13% son agresiones y abusos por partes de los cuerpos de seguridad pública. El análisis que hace la entidad de estas situaciones apunta a que las agresiones particulares responden a un racismo social arraigado que se ha ido extendiendo y legitimando por la presencia de discursos abiertamente racistas y de extrema derecha en las instituciones públicas. Por otra parte, la administración pública, que tiene el deber de proteger y garantizar los derechos de la ciudadanía, ha mostrado tener dificultades para atender las necesidades de las personas de origen extranjero y para dar cobertura a las situaciones de vulnerabilidad provocando situaciones de exclusión social que, en los últimos meses, se han visto agravadas por la emergencia sanitaria, la falta de recursos y la incapacidad de coordinación y cooperación entre administraciones. A estas alturas, todavía se siguen investigando las lamentables agresiones raciales contra menores no acompañados que tuvieron lugar en Cataluña entre febrero y marzo del año 2019.

Uno de los ejemplos más cercanos de esta situación de exclusión y racismo es el caso de los temporeros que llegan cada año a Lleida. En este caso, y según el manifiesto de la campaña Fruta con justicia social "La tierra, las explotaciones familiares agrarias y el regadío son engullidas año tras año por un modelo neoliberal que desmantela la supervivencia alimentaria de nuestro territorio y en medio de la espiral devastadora del neoliberalismo del sector primario aún hay otra víctima, más silenciada y con extrema vulnerabilidad: los imprescindibles y olvidados temporeros. Miles de personas recolectoras inmigrantes duermen en campamentos, en cuevas, en una mina abandonada o en casas abandonadas y en las calles. Todos ellos mano de obra esencial sin la cual no funcionaría el engranaje de la exportación frutera", ni tantos otros sectores económicos que sobreviven en base a la explotación y la precarización de los puestos de trabajo más racializados. Esta situación de vulnerabilidad en Lleida se ha repetido cada primavera durante los últimos 30 años, pero este año, en este contexto de pandemia global que se está viviendo, ha mostrado su peor cara: la del racismo más arraigado y oculto. Así, ha sido noticia que un famoso futbolista catalán de familia senegalesa se ha ofrecido a costear el alojamiento de los temporeros que estaban durmiendo en la calle en la ciudad, pero ha resultado muy difícil encontrar un hotel que haya querido abrir sus puertas para hospedar a los trabajadores y trabajadoras. Una cruel muestra de racismo y discriminación que hace visible que a nuestra sociedad todavía le queda un largo camino por recorrer para convertirse en una sociedad de acogida, inclusiva e igualitaria.

Como afirmaba Angela Davis, filósofa y activista afroamericana, "En una sociedad racista, no es suficiente con no ser racista, hay que ser antirracista" y por este motivo, es importante que toda la ciudadanía tome conciencia de su papel, y ceda voz y espacio a las personas que han vivido discriminaciones racistas, y apoye las iniciativas de los movimientos sociales en defensa de una sociedad antirracista.

Por este motivo, desde el Ayuntamiento de Castelldefels y el Consejo de Convivencia Intercultural queremos mostrar nuestro apoyo al movimiento pacífico antirracista y nuestro compromiso para seguir trabajando por una sociedad más justa e igualitaria.

#Black Lives Matter #AllAfricanlivesmatter

Las vidas africanas y afroamericanas importan

Todas las vidas importan

Castelldefels, 4 de junio de 2020

Black Lives Matter. Protesta contra la brutalidad policial en St. Paul (EE. UU.), CC BY 2.0,

De Fibonacci Blue from Minnesota, USA - 

https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=44807553


Revisado: 05/06/2020

↑ subir
©
Ayuntamiento de Castelldefels
Plaza de la Iglesia, 1 - 08860 Castelldefels
Teléfono: 93 665 11 50